Jáchal y nuestras mini-vacaciones

Jáchal nos recibió con los brazos abiertos. Sin saberlo tendríamos unas muy lindas vacaciones y nos hospedaríamos en un hermoso apart hotel. En esta nota te contamos nuestro paseo por este pequeño pueblo de la provincia de San Juan.

jachal-cartel

Jáchal nos recibió con los brazos abiertos y una linda sorpresa. Pudimos descansar, pasear, conocer, compartir con otros viajeros, transmitir nuestra experiencias a niños de una escuela y hospedarnos en un muy lindo lugar.
En esta nota te contamos nuestro paso por un pequeño pueblo ubicado 167km hacia el norte de la ciudad de San Juan. 

Apart Hotel Hualta Picum

Cuando llegamos a Jáchal, luego de tres días de pedaleo desde San Juan, nos sorprendimos con una muy linda noticia. Los padres de nuestra anfitriona en San Juan nos invitaron a quedarnos unos días en su apart hotel.
No querían ningún tipo de publicidad a cambio -ni siquiera sabían de la existencia de nuestro blog-. Así, desinteresadamente, nos invitaron.

Un departamento con habitación matrimonial, cocina comedor y baño con agua caliente sólo para nosotros. Aprovechamos los días para descansar bien calentitos, cómodos y para preparar unas ricas comidas.
Fueron unas mini-vacaciones muy tranquilas y reponedoras de energías para seguir pedaleo. Nos encantó! Realmente recomendamos el lugar!!!
Para conocer más sobre los servicios y comodidades que ofrece o para hacer tu reserva visitá su sitio web. También podés encontrarlos en Facebook

Un paseo por Jáchal

Pero además de descansar aprovechamos para recorrer el pueblo y sus alrededores.

Medio día y el viento zonda soplaba muy fuerte, ideal para un rico almuerzo y una siesta bien larga. Pero nosotros teníamos ganas de pedalear. Allá fuimos, para el lado de la cordillera enfrentando el viento.
Camino con bastante subida y viento en contra, el velocímetro no marcaba gran velocidad y allá por los 10km nos preguntábamos cuánto nos faltaría para el Dique Cuesta del Viento.
Una bandera flameando en lo alto y el barullo de niños jugando en el patio de una escuela captaron mi atención.

Fuimos a preguntar cuánto faltaba para nuestro destino y enseguida varios niños se acercaron a llenarnos de preguntas. A los pocos minutos apareció una señora “vengan, vengan, de dónde vienen, vengan a charlar, queremos conocerlos”
Y sin planificarlo estábamos sentados en la dirección de la escuela tomando un café y charlando sobre nuestro viaje con la directora y dos maestros de la institución.

Charla viajera en la Escuela Bienvenido Sarmiento

Los niños no paraban de hacer preguntas y querer saber más sobre nosotros. Ante ese encuentro improvisado y la curiosidad de los estudiantes nos invitaron a regresar al día siguiente para compartir un almuerzo y dar una pequeña charla contando nuestra experiencia.
Nos encantó la idea así que al otro día volvimos con fotos, videos y muchas ganas de charlar.
Unos ricos tallarines bien calentitos nos esperaban en el comedor. Luego se armó un picadito muy divertido e integrador de todos los niños. Como yo no puedo quedarme afuera, ahí estaba corriendo atrás de la pelota.

Al rato comenzó la charla y pudimos compartir un muy lindo momento con todos esos niños que escuchaban y miraban con atención. Fotos, videos, preguntas, anécdotas, risas, vergüenza. Niños con ganas de jugar, de conocernos.
Pasamos una tarde hermosa rodeados de buena energía y del amor que nos dieron esos niños que agarrados de mi mano me pedían volver a vernos al día siguiente.
Explicamos que estábamos de paso, pero dejamos la puerta abierta para quizá en algún otro viaje volver a compartir una linda tarde con esa pequeña escuela y sus protagonistas que le dan vida.
Agradecemos
a todo el personal de la Escuela Bienvenido Sarmiento y a sus niños por abrirnos las puertas de su segundo hogar con tanto amor.

Seguimos de paseo

Otro lugar que conocimos fue Agua Negra. Con las altas temperaturas de verano todo el pueblo de Jáchal elige refrescarse en sus aguas de vertiente bien heladas. Hay un camping con todos los servicios, ideal para quien está de paso en los meses de verano.

Y luego de unos días de descanso, justo cuando nos estábamos preparando para seguir viaje nos encontramos con tres aprendices hospedados en la ciudad de Jachal. Nico, Eva y Walt habían llegado al pueblo con ganas de quedarse unos días. Los acompañan Juan Carlos y Liliana quienes comenzaron una nueva experiencia viajera.
Obviamente no nos podíamos ir sin pasar unos días juntos: charlas, anécdotas viajeras, caminata, paseo y rica comidita. Disfrutamos dos días muy lindos y de una hermosa compañía.

Seguimos pedaleo rumbo a La Rioja conociendo unos paisajes increíbles, que a pesar de los caminos con mucha subida dio gusto de pedalear. Pero eso te lo contamos en la próxima nota: ruta 150 en bici

¿Conocés Jáchal? ¿Qué es lo que más te gusta de este pequeño pueblo? ¿Qué nos recomendarías conocer en nuestra próxima visita? Te invitamos dejar tus comentarios abajo para compartir con otros lectores y/o viajeros. 

Autor: deviajealmundo

Lechu Villalba y Nico González, una pareja argentina que amamos viajar. 🌎Durante tres años recorrimos parte de sudamérica en bicicleta. Hoy elegimos nuevas formas de viajar. 👉 En deviajealmundo te damos todas las herramientas para que puedas organizar tu viaje dependiendo tus gustos, preferencias y presupuesto. ✨Todos los consejos que leas en este blog son los mismo que recomendaríamos a un amigo o familiar cercano. ¿Estás listo/a para tu próximo viaje? Dejanos tu comentario para más consultas. Lee todas las entradas de deviajealmundo

2 opiniones en “Jáchal y nuestras mini-vacaciones”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *